Ser minimalista es ser conformista

Pensar que ser minimalista es ser conformista es un gran error, sin embargo quise escribir este artículo porque he leído muchos comentarios sobre el tema.

Para muchos el minimalismo está asociado a la pobreza y la carencia de cosas materiales, esto es algo completamente falso.

Cuando una persona adopta un estilo de vida minimalista se hace cada vez más consciente que existen muchas cosas que no necesita tener para vivir.

Ya lo decía en un artículo anterior, ser conformista es quedarse con lo que se tiene sin hacer nada para mejorar o cubrir las necesidades que una persona pueda tener.

Mientras que ser minimalista es tener libertad para definir que cosas son necesarias en la vida y cuáles no lo son.

Vivir con menos es ser pobre

Falso, conozco a muchas personas con muy poco dinero pero con muchas cosas, cosas que seguramente no le dan felicidad en sus vidas.

También conozco personas adineradas con muchísimas más cosas pero curiosamente tampoco los hace felices.

Ahora bien, voy a colocar mi ejemplo, soy una persona de clase media con un pequeño hogar donde vivir y cosas necesarias para llevar mi día a día con buen pie.

En este momento me considero que soy una persona con pocas cosas materiales pero las que tengo me hacen muy feliz.

Desde que comencé a ser minimalista en mi hogar descubrí que no necesitaba más ropa para ser feliz, que no necesitaba más materiales de oficina para ser más productiva.

Sigo en una etapa de crecimiento personal, espiritual y profesional de la mano del minimalismo, aun me cuesta despegarme de algunos objetos pero apenas estoy comenzando con este estilo de vida así que seré paciente.

Otros conceptos errados del minimalismo

Antes de comenzar debo decir que estos conceptos errados del minimalismo son una percepción muy personal, es mi punto de vista sobre lo que no considero que es ser minimalista.

Si bien el miniamalismo está centrado en minimizar o simplificar las cosas para llevar una vida más plena, no estoy de acuerdo con muchas practicas extremas.

He notado que muchos minimalistas deciden dejar de usar cremas, champú y otros artículos de aseo personal de marcas comerciales y optan por usar bicarbonato, limón y otros insumos para cubrir una necesidad.

Con todo el respeto que su estilo de vida merece, siento que si yo hiciera lo mismo no sería más minimalista porque actualmente estoy muy cómoda usando mis productos comerciales de aseo personal.

Uso los que necesito sin exagerar, un champú, enjuague, jabón, crema para el rosto, pasta de dientes.

La verdad, llegar al extremo de simplificar este tipo de cosas que para mi son tan importantes no lo veo como algo necesario para llegar a ser una gran minimalista.

Nuevamente lo repito, es una percepción mía si alguien lo hace y le funciona me alegro mucho.

El minimalismo es una moda

Otra manera errada para referirse al minimalismo, hay muchas personas que siguen el estilo de vida pero esto no lo convierte en una moda.

Es importante que entiendan que el minimalismo lo que busca es que nos demos cuenta de cuáles son las cosas que nos hacen sentir bien y nos ayudan a vivir mejor.

También nos enseña a despegarnos de las cosas al final somos seres prestados en este mundo, tanto así que cuando morimos el que ahora es nuestro cuerpo se queda aquí.

El minimalismo nos conecta

Esto para mi si es completamente cierto, cuando aprendemos a despegarnos de las cosas nos conectamos con las cosas importantes como lo es nuestra familia, amigos y nosotros mismos.

En el momento que dejamos de preocuparnos por las cosas que tenemos y las que no tenemos es que comenzamos a vivir.

Recuerda siempre que no necesitas tener cosas materiales para mantener vivos los recuerdos o las experiencias, esas cosas las llevamos en nuestra mente y nuestro corazón.

Reflexiones aleatorias de una minimalista en progreso

Tengo hasta el momento unos cuanto meses practicando el estilo de vida minimalista y debo decirles en concreto que me siento genial.

Quiero compartir con ustedes algunos de los cambios que he realizado en mi interior y exterior gracias al minimalismo:

  • Me di cuenta que realmente si podía seguir viviendo sin esas prendas de ropa que estaban acumuladas en mi armario.
  • A lo único que me aferro ahora es a mi bienestar, si me siento bien todo a mi alrededor está bien.
  • Antes me preocupaba que mis zapatos estaban muy desordenados y no cabían en ningún lado, ahora tengo seis pares de zapatos perfectamente ordenados en sus cajas.
  • Descubrí que aunque regalara las pulseras que mis amigas me regalaron hace años y que ya no usaba no me hizo dejar de ser su amiga (ahora las pulseras son de mi sobrina).
  • Botar y romper es la cosa más liberadora que existe en el mundo.
  • Dejé de seguir a muchas personas en mis redes sociales porque no aportaban nada en mi vida y eso no me hizo menos persona.
  • Las cajas llenas de “por si acaso” nunca las iba a usar así que las bote.
  • Regalar cosas es algo muy placentero y más cuando entendemos que la otra persona lo necesita mas que yo.
  • Las cosas de segunda mano no nos hace más pobre, nos ayuda a ahorrar y le damos vida a cosas que para otros ya no tenia utilidad.
  • Abrazar, reír y disfrutar es más valioso que un teléfono nuevo.
  • Las apariencias no sirven más que para satisfacer el ego.
  • El ego no tiene ni pie ni cabeza, es un muñeco deforme que nos hace ser feos.
  • Minimizar tu vida te hace una persona más conectada con la vida.
  • El minimalismo no es arquitectura, casas vacías o cosas orgánicas.
  • Cuando te das cuenta que necesitas muy pocas cosas para vivir comienzas a disfrutar en colores.

Ser minimalista es una de las cosas más hermosas que me ha pasado en la vida, cada día aprendo más y eso me hace sentir realizada.

Para quienes aún tienen dudas respecto al minimalismo, pueden dejarme debajo su comentario o pregunta y con gusto les responderé.

¡Me encantaría conocer tu opinión!

*Todos los comentarios son privados y serán contestados por correo electrónico.

También te podría interesar leer:

Durante mis muchos o pocos años he aprendido que uno es lo que quiere ser ¿así o más cliché?, pero es que no hay más verdad que esa, somos lo que atraemos y lo que decidimos ser y por suerte me di cuenta de quién quiero ser.

Gracias a ese concepto hoy puedo sentirme orgullosa de lo que soy, una emprendedora digital y minimalista que busca aprender cada día para seguir cumpliendo sus sueños.

Yare Borges | 2019 Sitio desarrollado por Yare Borges -Todas las imágenes de esta web son tomadas de Freepick

Comenta con tu cuenta de Facebook